Rosa amor del olmo

Entrevista de Pilar Úcar

Tarjeta de visita…

Rosa Amor del Olmo es doctora en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid y en psicología cognitiva por la California University & International Academy of Forensic Medicine; máster en neuropsicología clínica y en psiquiatría forense.

Ha escrito más de cincuenta artículos y libros en revistas y editoriales académicas de impacto como: Anaya, Castalia, Ínsula, Espasa Calpe, Isidora Ediciones, Ediciones Cabildo. Especialista en Galdós, edita y dirige la publicación Revista de Estudios Galdosianos. El libro estrella que celebra el Bienio Galdosiano celebrado hasta 2020 es Galdós, Diálogos Galdosianos. Tánger, los silencios y las sombras (2016) y Caverna de paso (2018) es su último poemario. Ha escrito sobre Literatura infantil con diversas colecciones de cuentos y contenidos académicos. En la actualidad ejerce como profesora universitaria. Sobre todo es escritora y principalmente,poeta.

Su último libro acaba de salir hace unos días: Sé por lo que estás pasando. Relatos y poesía de la editorial Isidora.

¿Con cuál de tus facetas como polígrafa te quedarías?

Me encanta escribir ensayo y artículos de opinión, pero la poesía en su faceta conceptista creo que me gusta –orgullo aparte- como género creativo, pues puedo concentrar mucha información en pocas palabras. No obstante, la novela me atrae mucho, aunque para ello soy muy exigente y es posible que nunca pueda escribir esa novela que tengo en la cabeza. Influye también la decadencia de la lectura y la situación lectora de la sociedad que es deleznable.

Escribir… ¿por qué? Y ¿para qué?

Escribir y Literatura va unido para mí. Cuando consideramos la razón de ser de la literatura, nos parece que esta última no tiene un propósito práctico: no leemos para ningún propósito; la lectura no es útil en sí misma; la literatura, como arte, no debe tener un propósito. Sin embargo, si se diera una razón a la literatura, podría ser la felicidad. ¿Por qué leemos, por qué escribimos, si no es porque la literatura nos da placer y alegría? Sin embargo, sería reductivo afirmar que la literatura solo proporciona bienestar y alegría, ya que también nos enfrenta a la tristeza, la ira y la impotencia. ¿Deberíamos dejar de considerar la felicidad como la razón de ser de la literatura? En cierto sentido, la razón de ser de la literatura es la felicidad, ya que el lector y el escritor se apasionan por la literatura porque les da alegría y satisfacción. Los autores no escriben solo para testificar, o porque esperan obtener fama, dinero, etc. de su trabajo. ; escriben porque esta actividad les proporciona un placer, una necesidad.

Entonces, si la finalidad de la escritura es la felicidad, en cuanto es una alegría, un alivio, también debemos evocar la felicidad de los demás: una determinada literatura busca la felicidad de los demás, la felicidad de la sociedad. Así, los novelistas convierten sus textos en espacios de denuncia de situaciones sociales que deploran, y la literatura se manifiesta entonces por un mundo mejor, un mundo más feliz. Es el caso de Emile Zola, que en su serie romántica de Rougon-Macquart denuncia la injusticia social en Germinal evoca así a los menores, víctimas de sus condiciones laborales; en el Assommoir, evoca la miseria y su vínculo con el alcoholismo... Detrás de estas evocaciones románticas se esconde la esperanza de un mundo mejor, un mundo donde el otro, que no es necesariamente ni autor ni lector.


¿A qué tipo de público se dirige tu escritura? ¿Tienes preferencias de auditorio?

Ah, ¿pero existen lectores? ¿La gente sigue leyendo? ¿En serio?

(sonríe) Hay que variar, pero en general un lector medio culto que pueda seguir lo que escribo como un producto único, guste o no. Quiero escribir obras únicas, que no las pueda escribir otro.


Eres una viajera impenitente: ¿viajar es conocer en superficie o descubrir otras almas?

El viaje es una proyección del quehacer de la vida. No me gusta ir como un paquete a otros países o ciudades. Siempre busco una razón de por qué voy a un lugar. Cambia totalmente la forma en que conoces dicho lugar.


Experiencia o conocimiento: de qué manera se imbrican la teoría y la práctica en tus libros.

Ambas cosas son fundamentales. Hay una literatura como género, de la experiencia, pero ahora no voy a entrar en ello. La experiencia en la vida es importante –creo que la mayoría de los escritores han vivido muchas experiencias- pero no lo es todo, claro. Hay componentes como la imaginación y la observación. Como escribió Galdós en su discurso de entrada a la RAE en 1897 y esto casi que lo puedo recitar pero comprobaré si me he equivocado…Imagen de la vida es la Novela, y el arte de componerla estriba en reproducir los caracteres humanos, las pasiones, las debilidades, lo grande y lo pequeño, las almas y las fisonomías, todo lo espiritual y lo físico que nos constituye y nos rodea, y el lenguaje, que es la marca de raza, y las viviendas, que son el signo de familia, y la vestidura, que diseña los últimos trazos externos de la personalidad: todo esto sin olvidar que debe existir perfecto fiel de balanza entre la exactitud y la belleza de la reproducción...» Así es.

El conocimiento sirve para otro tipo de escritos, otro tipo de literatura. Entiendo que cada género requiere una mirada. Hay miradas que muchos no podrían dar, porque les falta el conocimiento. Hay otras miradas que tampoco otros podrían dar porque falta la experiencia, el oficio, la sensibilidad.


Eres una especialista en Galdós: qué se puede aprender hoy del escritor.

Para mí, es el escritor del que aprendo cada día y no me canso de hacerlo.


¿Y qué destacarías de su obra?

El oficio de escritor, el conocimiento, la estrategia, los conflictos, el léxico, la riqueza paremiológica integrada en el discurso…las ideas…son tantas cosas, tantos requisitos que son pocos quienes tienen esa gracia divina.


Editar hoy…malos tiempos para los editores o una oportunidad de transmitir cultura.

Al paso que vamos, la lectura, los lectores se van a convertir en una secta, en una clase social que dominará. La gente que no lee se tiene que creer cualquier cosa que le digan, no tienen libertad, están fuera de la sociedad. Los editores, hacemos lo que podemos, editar es editar también un texto. El escritor es el editor de su texto. Ya se sabe que las acepciones cambian según el idioma y el país, pero cuando editamos un texto lo estamos creando. Se transmite cultura, porque sabemos que es un producto que no es para la mayoría. Es así.


La mujer en el siglo XXI: se hace visible con el lenguaje inclusivo o sigue siendo transparente

El campo literario, como todos los ámbitos del poder, ha sido siempre un bastión de los hombres. Sin embargo, las mujeres pertenecientes a las élites sociales y que se han beneficiado de una determinada educación han podido adquirir visibilidad en el mundo de las letras. Sin embargo, estas incursiones quedaron en minoría dentro de una economía de valor literario sexualmente marcado donde la oposición "estilo varonil / novela sentimental" sella los dos límites de la oposición entre lo masculino y lo femenino.

La estigmatización de las mujeres de letras se ha desarrollado en torno a la categoría de “autora femenina” y esta marca de género que amalgama bajo este común denominador biológico a todas las autoras, juzgando y clasificando sus obras, impuso una clara separación entre una literatura escrita por hombres y una segunda escrita por mujeres. Hoy, tal oposición parece obsoleta. Esto revela una evolución en los métodos de apreciación de la literatura producida por las mujeres y el reconocimiento de su acceso a este universo de creación. Esto es tener las posibilidades que han permitido a las autoras liberarse de esta estigmatización de su contribución a la literatura.Quisiera poder tenerlos. Al centrar nuestra atención en la demanda de “escritura de mujeres” desde 1975, veremos cómo algunos escritores han sabido utilizar una determinada situación social e histórica para convertir el estigma de la pertenencia de género en un emblema de innovación estética. Estos autores se afianzarán en las filas de las vanguardias literarias al colocar en el corazón de sus libros la revalorización de lo femenino. Esta construcción social y simbólica de la legitimidad de las escritoras se construyó tanto denunciando la supremacía masculina en el mundo de las Letras, como definiendo una línea estética que, teorizada, manifiesta la posibilidad que ahora tienen las mujeres de ocupar visiblemente el territorio literario.Luchar contra el estereotipo de pertenencia de género constituyéndolo como emblema estético es parte de un contexto donde se abre un espacio de posibilidades para las mujeres. Por un lado, el contexto político dominado por el movimiento feminista nos permite expresar la arbitrariedad de los juicios masculinos en su contra. Por otro lado, la propia evolución del campo literario donde aparecen nuevas vanguardias crea una brecha donde lo "femenino" puede redefinirse como subversivo.


Qué propuestas metodológicas defiendes para jóvenes de altas capacidades

Son pocos los maestros que comprenden las altas capacidades o superdotación de los alumnos, que cada vez son más. Ningún término parece completamente satisfactorio para evocar la superdotación. Como resultado, algunos dicen cebra , otros HP, alto potencial, superdotación, superdotación, precocidad ... Estos términos se usan casi indistintamente, incluso si la precocidad se usa más bien para niños y adolescentes. Por tanto, una primera distinción es la que existe entre la precocidad intelectual del niño y la superdotación del adulto. El sistema tiene que cambiar radicalmente, empezando por la propia preparación de los docentes. Por ejemplo, el síndrome de Asperger, llamado por algunos autismo de alto nivel, es un funcionamiento atípico cercano al de alto potencial intelectual. Igualmente existe nueva investigación sobre el alto potencial creativo (HPC) que dicho sea de paso, aún está en pañales. Sin embargo, muchos de nosotros observamos características específicas de la superdotación en personas que tienen una inteligencia creativa mucho más alta.

La propuesta sería formación especial para los docentes, información a las familias y en los colegios donde creen que por tener alta inteligencia, todo está hecho. Es incierto. A muchos y desde la infancia, si se detecta, podría saltar de curso como hacen en Francia, por ejemplo. Un niño de 6 años puede estar en un grupo de 8 años intelectualmente y académicamente superior y se adapta bien, porque lo necesita. También necesita recursos e itinerarios.


24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo