JOSÉ MARÍA GARCÍA SÁNCHEZ

Gonzalo Sáenz entrevista a José María García Sánchez


José María García Sánchez es escritor y abogado. Dirige la firma legal García Sánchez y Plaza Gómez. Ha publicado artículos de divulgación y actualidad jurídica y reseñas literarias en diferentes revistas.


¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura?

Mis comienzos en la escritura fueron un tanto peculiares. Antes de dedicarme a la novela, escribía artículos jurídicos para una revista de Derecho, y los publicaba sin firmar, como si fuera un editorial de la publicación. Como el Derecho Hipotecario es muy aburrido, intentaba, dentro de las limitaciones propias de la materia, ponerle algo de estilo y hacerlo más ameno. Dejé de escribir ese tipo de artículos (los pagaban bastante mal, la verdad) y escribí una novelita que le gustó a las personas que la leyeron. Luego me animé a participar en concursos literarios, y en todos ello he conseguido ser, como mínimo, finalista, e incluso gané uno de ellos.


Aunque en realidad, siempre me ha gustado escribir y hasta los correos electrónicos de uso profesional me gusta adornarlos un poco (cuando hay confianza con el interlocutor, claro).


¿Cuántas obras tienes publicadas?

Tres. La primera fue MAKOKO, una novela entre juvenil, negra y de aventuras. La segunda, TRÁFICO una novela negrísima sobre el tráfico de órganos, que ganó el premio La orilla negra, y SIN PENSIÓN, novela que resultó finalista en los premios Bellvei Negre y Black Mountain Bossòst. Y que trata de manera absolutamente irreverente el problema de las pensiones en España y una forma original y cruel de solucionarlo. LA CORPORACIÓN será la cuarta novela que publique.


¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular para tus libros?

Los personajes de mis libros son una mezcla de diversas personas, por lo que no hay nadie especialmente reconocible, más allá de los nombres que utilizo, que me los han prestado personas reales para esta novela. La inspiración es el futuro poco halagüeño que nos espera, donde el poder real ejerce un control social que ya hemos empezado a ver a través de las redes sociales, la televisión, las fake news y la intoxicación informativa.


¿Qué van a encontrar los lectores entre las páginas de La corporación?

Acción y reflexión a partes iguales. Hay una suerte de doble voz narrativa, la que cuenta la huida de los personajes principales, que es casi una novela de acción, y la que relata los hechos desde el mismo poder. Al final, van mezclándose las dos y nos presentarán un futuro apocalíptico, en el que al final siempre ganan unos pocos a costa de todos.


¿Tienes un horario propicio para ponerte a escribir? ¿Cómo compatibilizas la vida familiar, laboral, social y la escritura?

Esta es una muy buena pregunta. No es que tenga un horario propicio, es que el único posible es la noche. Sobre todo a causa de mi trabajo, soy abogado y durante el día es imposible siquiera pensar en la literatura. Después de cenar, y hasta que el sueño me vence, me dedico a leer y a escribir, según tenga una necesidad u otra.


¿Tienes otros proyectos literarios en marcha o en mente?

Justo en estos días he terminado junto a una escritora novel, pero que va a sorprendernos a todos, una obra a cuatro manos, sobre un tema tan escabroso como es el suicidio, donde se plantean dos formas casi opuestas para llegar a él, una desde la marginalidad y la exclusión social, y la otra desde el desengaño y la decepción. Con sus dosis de humor, de acción y de bizarría para hacer digerible la historia.


¿Cuáles son tus autores preferidos clásicos y a quién recomendarías leer de la literatura actual?

De los clásicos, me gustan mucho los americanos como Jim Thomson, Hammet y Chandler, no soy nada original en eso. De la literatura actual, me quedo con David Llorente, José Luis Muñoz, Eduardo Mendoza, Guillermo Orsi, Gustavo Abrevaya, Lluna Vicens, Víctor Claudín, Jerónimo García Tomás, Alberto Pasamontes.... Lo cierto es que tenemos muy buenos autores hoy en día, la pena es que no todos tienen la relevancia que se merece la calidad de su escritura.


¿Qué estás leyendo actualmente?

Cuando gritan los muertos de Paco Gómez Escribano, y siempre leo El Quijote de manera recurrente, me parece algo que deberíamos hacer todos.


¿Algún consejo a los nuevos escritores?

Que antes de escribir, se harten de leer. No hay mejor escuela de escritura que la lectura. Y que se formen adecuadamente, hoy en día hay muchas escuelas de escritura. Una buena alternativa es que busquen un autor que les guíe y les tutele. Merece la pena el esfuerzo. Y que escriban sin esperar publicar. Ésta vendrá por añadidura si hacen bien el trabajo.









109 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo