CUENTOS PARA PAULA

Entrevista de Ginés Vera a José Luis Muñoz


Me concedió hace poco una entrevista para Literatura Abierta el escritor José Luis Muñoz. Para las y los seguidores de esta revista no es necesario una larga presentación. Muñoz es salmantino, aunque aunque su vida personal, profesional y literaria está ligada desde hace años a Barcelona y al Valle de Arán. Ha publicado más de medio centenar de obras, entre ellas, varias antologías de relatos. Ha obtenido algunos de los premios más significativos del panorama literario español, como el Tigre Juan, el Azorín, La Sonrisa Vertical o el Premio de Novela Café Gijón entre otros. Sin más preámbulo, compartimos aquí la entrevista al hilo de la publicación de Cuentos para Paula (Literatura Abierta, 2021)


Desde el título ya se vislumbra que los relatos contenidos en este Cuentos para Paula son de algún modo un regalo para su nieta Paula Tolós. Me preguntaba en qué momento surgió la idea de reunirlos para publicarlos, sobre todo, añadiendo dos al final de la propia Paula.

En efecto, así fue. Durante años le enviaba esos cuentos a mi hija para que se los leyera a Paula antes de ir a dormir. La idea de recopilarlos y publicarlos me la sugirió una amiga que también los leía y le encantaban. Al conjunto inicial de cuentos, que ya conocía Paula, agregué un par que escribí cuando era muy niño, de la edad de Paula o más pequeño, y que creí que no desmerecían del conjunto. Uno hace referencia a un ratón blanco de laboratorio que tenía como mascota y el otro era un recuerdo de una perra de caza cuyo dueño era mi tío y de la que me hice muy amigo cuando veraneaba en un pueblo de la Alcarria. A los relatos originales incorporé seis más, de reciente creación, cuando vi que el libro tenía posibilidades de publicarse y le pedí uno a Paula. Ella no solo me regaló ese relato sino que me rogó tiempo para escribir otro. El libro, como bien dices, es un regalo a mi nieta. Escriba o no escriba en un futuro, este libro en el que estamos los dos y la presentación que haremos de él en La Casa del Libro de Rambla de Cataluña de Barcelona no se le va a borrar.

Los relatos estás dispuestos en un orden muy concreto, además de divididos en dos bloques; uno más recomendable para los lectores más peques de la casa y el siguiente, el “Aventis”, con un perfil más juvenil. Coméntenos ese orden y esta distinción.

Sí, el Animalario, relatos protagonizados por animales, es más infantil. Mi idea es que el libro sera leído precisamente en ese orden. Aventis, un homenaje a Juan Marsé, son relatos de aventuras clásicos que le deben mucho a mi lecturas de juventud. Hay que observar que también pueden ser leídos por lectores adultos. En muchos de ellos campa el sentido del humor y se habla de la interrelación de los humanos con los animales.


Coincide la publicación de este Cuentos para Paula con las fechas navideñas. Fechas para regalar, aunque me temo que lo de regalar libros estos días ha cedido paso a otros objetos más electrónicos y/o tecnológicos. Háblenos de algo que también apostilla en el prólogo: lo poco que leen los niños de hoy en día y lo poco que hacen las instituciones por fomentar el hábito lector.

Sí, y culpo de ellos a padres e instituciones de que no estimulan el hábito por la lectura de los niños. Los padres, en vez de regalar juguetes electrónicos, podrían regalar libros. Yo lo hice siempre con mi hijos desde que eran muy pequeños, desde los 3 años: libros, libros y más libros. Estoy satisfecho del resultado. Son los tres muy buenos lectores. Las instituciones tampoco hacen nada para promover la lectura, alguna campaña de uvas a peras con una mínima incidencia. Y el colegio. No sé ahora, pero en mis tiempos de crío tuve la suerte de tropezarme con profesores de literatura que te hacían amar los libros. Claro que entonces no había tantas posibilidades de entretenimiento como hay ahora.


Respecto a los cuentos incluidos en el libro no es de extrañar que la primera parte se llame Animalario, pues los animales son los protagonistas de ellos. Me ha gustado especialmente el de El pez rosa, porque quizá la lectura es una estupenda manera de aprender sobre el mundo que nos rodea. En cuanto a los reunidos bajo el título de Aventis, creo que es un acierto introducir los grandes temas sin eufemismos cuando se trate de hablar de la violencia o la muerte. En esa línea quería preguntarle por los cuentos originales de los Hermanos Grimm, que fueron… no sé qué palabra usar.


El pez rosa o cómo una madre consigue que sus hijos coman salmón es una buena historia que debo a una amiga mía que tenía que poner mucha literatura para que sus hijos comieran. Sopa borsch es un guiño a Joseph Conrad, como Isla Quemada a Daniel Defoe y en él rindo homenaje al capitán Cook, personaje que me fascina, por culpa de mi amigo Víctor Claudín que le ha dedicado una novela titulada Los demonios de Whitby. Edulcorados es lo que ocurre con los cuentos adaptados de los Hermanos Grimm. Los cuentos originales sufrieron un sinfín de modificaciones para hacerlos aptos a los niños. Hubo un tiempo en que los cuentos tenían una función pedagógica, y si con ellos había que asustar a los niños, se les asustaba para prevenir males mayores. Hay que tener en cuenta que entonces buena parte de la población vivía en el campo y era bastante habitual que los niños se perdieran en los bosques o desaparecieran raptados por cualquier desaprensivo. A la infancia, ahora, se la tiene entre algodones, sobreprotegida, y no me parece una buena idea porque hay que inculcar al niño que la violencia y el mal existen, para que los eviten.


Si al principio comentaba que estos cuentos y relatos se los dedica a su nieta, de algún modo creo que también hay un agradecimiento implícito en las narraciones a los autores de su juventud. London y Stevenson, sin lugar a dudas, junto a Defoe o Salgari, claro. Quería preguntarle por las virtudes de la lectura ya que se acostumbra a decir que somos lo que leemos, pero quizá deberíamos decir que no seríamos los mismos si no hubiésemos leído lo que hemos leído. Voy a citar a Miguel de Unamuno con aquello de: «cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee».

Llevo años homenajeando a Robert Louis Stevenson: mi novela El viaje infinito tenía un montón de referencias al autor escocés. En cierto modo Cuentos para Paula es una reivindicación de todas esas lecturas que hice siendo niño y muy joven, los libros de Julio Verne, Emilio Salgari, Jack London, Daniel Defoe, Fenimore Cooper, que me fascinaban, me transportaban literalmente a otros escenarios y a otros tiempos y que fueron fundamentales para mi formación como escritor. Abunda mucho ahora un género de escritor que se jacta de no leer para tener que escribir. Evidentemente no llegará a ninguna parte. De las buenas lecturas nos alimentamos los escritores.


Hemos hablado de sus cuentos, de los reunidos en las dos partes de las tres que componen Cuentos para Paula. Pero hay una tercera llamada Cuentos de Paula. En esta podemos leer dos cuentos escritos por su nieta. ¿Le ayudó a elegirlos antes de incluirlos en el libro? ¿Qué nos puede decir sobre ellos como lector?

Son dos relatos muy sensibles que cuadran mucho con el carácter de Paula. Paula es una niña que ama el mundo animal y está seriamente preocupada por el deterioro del planeta, es una ecologista nata que respeta mucho la naturaleza y le encantan los animales. Estos valores se los han inculcado sus padres y también yo. Desde que tenía dos meses Paula no ha dejado de venir al Valle de Arán, en donde vive su abuelo, un entorno paradisíaco.


Toca la pregunta difícil, si se anima. Me gustaría saber cuál es el primer libro de aventuras que le regaló a su nieta Paula, cuál de sus novelas le gustaría que ella leyera en primer lugar y que escritora de aventuras recomendarías a las lectoras y lectores que busquen a una voz femenina de las letras estas fechas de más tiempo libre y regalos.

Hasta ahora le regalaba libros con muchas ilustraciones. A partir de ahora van a prevalecer los textos. Puede que el primer libro mío que debería leer sea La diosa del hielo, es una novela de aventuras muy entretenida ambientada en la Prehistoria y que se lo dediqué a ella, precisamente. Y, cuando sea adolescente, El secreto del naufrago, sobre la figura de Cristóbal Colón. En cuanto a autoras, en mis tiempos disfrutaba mucho con las novelas de aventuras y misterios de Enid Blyton, estaba completamente enganchado a ellas. Barriendo para casa también recomendaría a Ana María Matute, una gran cuentista infantil.



#literatura #cuentos

181 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo