top of page
IMG-1019.JPG

Actualidad. Pensamiento. Filosofía. Teología. Religión. Sociedad

El Eclipse 

En la Antigüedad se pensaba que los eclipses eran manifestaciones divinas o sobrenaturales, pero la ciencia afirma que los eclipses solares son un fenómeno puramente geométrico y previsible, que tiene lugar cuando el Sol, la Luna y la Tierra están alineados y la Luna oculta el disco solar visto desde nuestro planeta

 

El eclipse del pasado 14 de octubre de 2023 fue anular. Esto ocurre cuando la Luna se encuentra en el punto más lejano de su órbita y su disco visible es ligeramente más pequeño que el solar: la Luna no consigue ocultar el sol por completo y un anillo de fuego brilla a su alrededor. 

Dentro de unos días, el 8 de abril de 2024 tendrá lugar un eclipse solar total, que será visible en una franja que va desde México hasta Canadá. En México, los ciudadanos de Durango o Mazatlán podrán ser testigos del eclipse en su plenitud.

 

La luz del sol quedará opacada durante unas horas, pero a parte de ser un espectáculo sobrecogedor, ¿tiene un eclipse consecuencias tangibles para los seres humanos o la naturaleza? 

 

En primer lugar, sabemos que la Tierra interactúa gravitatoriamente con los cuerpos celestes, especialmente con el Sol y la Luna, algo que podemos apreciar fácilmente por las mareas. Pues bien, durante un eclipse las fuerzas gravitacionales del Sol y la Luna se suman, y aunque el eclipse no es visible en su totalidad desde todos los lugares de la Tierra, las consecuencias de la alineación del Sol, la Luna y la Tierra sí pueden afectar a nuestro planeta en su conjunto. 

 

Aunque su teoría no cuenta aún con la aprobación de la comunidad científica, el geólogo Frank Hoogerbeets –conocido por su acertada predicción del terrible terremoto de Turquía–, afirma que muchos terremotos catastróficos están precedidos por una geometría planetaria crítica, como la que tuvimos el 4 y 5 de febrero de 2023. 

 

El 28 de octubre de 2023 tuvo lugar un nuevo eclipse de luna, en conjunción con Júpiter, pero no se reportaron catástrofes significativas, y menos por esa causa. Así las cosas, dentro de pocos días Hoogerbeets tendrá una nueva oportunidad para demostrar que la influencia gravitacional de los cuerpos celestes influye dramáticamente en el frágil equilibrio de las placas tectónicas de la litosfera terrestre.

IMG-1016.JPG

En cualquier caso, según advierten las autoridades y la ciencia el eclipse podría afectarnos de manera indirecta por su interacción con la atmósfera terrestre, que puede alterar las capas de la Ionosfera y causar problemas en las comunicaciones e infraestructuras. Se trata de un fenómeno similar al que puede acontecer tras una tormenta solar.

 

En segundo lugar, tenemos que reconocer humildemente que hay fuerzas de la naturaleza de las que todavía no sabemos nada, pero que afectan de manera sutil a los seres vivos. Los eclipses, las noches de luna llena o los cambios de presión atmosférica pueden afectar nuestro organismo o a nuestros ritmos biológicos, hasta el punto de provocarnos cefaleas, insomnio o nerviosismo. En los animales, la influencia de estas fuerzas se manifiesta de forma visible, apreciando comportamientos extraños en muchas especies, como lobos, perros, caballos, elefantes, delfines o bandadas de aves. 

Son misterios de la Creación y solo Dios sabe la causa y la razón, pero no permitamos que sea motivo de miedo o alarma a la población. 

© Gonzalo Sáenz

Jurista y editor. Director de Apertum TV

bottom of page